Home » Salud

Lista enfermedades A-Z

By admin on 10/03/2007

Deseas Comentar

Amebosis

La amebosis es una protozoonosis debida a Entamoeba histolytica (en adelante E. histolytica), especie específicamente humana. Primitivamente intestinal, puede migrar secundariamente a diversos órganos, el hígado en particular.

Muy frecuente en América Central y del Sur, África, Sudeste Asiático e India. Se diagnostica a menudo en las clínicas de viajeros. La transmisión se produce de manera directa de persona a persona (“manos sucias”) o bien indirectamente a través de alimentos o bebidas contaminadas. E. histolytica vive en el intestino grueso y tiene capacidad invasiva. Por este motivo las formas clínicas que adopta la enfermedad son variadas. Cuando produce enfermedad (hay portadores asintomáticos), lo más frecuente es que provoque una disentería (diarrea con sangre) que sin tratamiento puede complicarse y provocar diversas lesiones (perforación, peritonitis, abscesos hepáticos, pleuropulmonares, etc.). También tiene capacidad, en ocasiones, de invadir otros órganos, siendo el absceso hepático amebiano la complicación más frecuente.

Es una de las causas de diarrea crónica. Por ello, si un viajero padece diarrea crónica, se aconseja descartar la posibilidad de una amebiasis. La higiene personal y lavarse las manos después de ir al baño y antes de manipular los alimentos evita la diseminación de la amebiasis en el entorno familiar de los afectados.
Ciclo evolutivo: Es doble; existe un ciclo no patogénico en portadores sanos y que asegura la diseminación de la ameba, pero también existe un ciclo patogénico que se da en enfermos y que se caracteriza por la aparición de E. histolytica.

Tratamiento de la amebosis: No existe vacuna contra la amebiasis, y requiere tratamiento específico.
La prevención es similar a la de todos los protozoos, bacterias y virus que se adquieren a través de los alimentos y bebidas.

La presencia de E. histolytica en heces impone un tratamiento de ataque con un amebicida tisular. Este tratamiento conduce casi siempre a la curación completa de la fase aguda.

Anisakiosis

Es un granuloma eosinófilo del tubo digestivo ocasionado por un nematodo próximo a los áscaris (Anisakis). El adulto vive en la cavidad general de ballenas, delfines y ontarios y la larva en diversos peces marinos (arenque, bacalao, atún). El hombre se contamina al ingerir pescado parasitado crudo. Las larvas penetran en la pared del estomago, intestino delgado o colon y originan un granuloma eosinófilo.

Clínicamente se caracteriza por dolor abdominal, perturbaciones del tránsito intestinal, nauseas, oclusión intestinal y peritonitis por perforación. El diagnostico es difícil y la serología es útil. El tratamiento, poco eficaz, es a base de tiabendazol.

Anquilostomosis

Esta helmintiasis es debida a dos pequeños gusanos redondos (5- 13 mm): Ancylostoma duodenale y Necator americanus. En los países tropicales es frecuente y grave por la anemia que determina en niños y desnutridos. Viven en la parte inicial del intestino delgado; A. duodenale en el duodeno y N. americanus en el yeyuno. Se fijan en la mucosa donde succionan sangre (hematófagos derrochadores).

Provocan lesiones necróticas con presencia de infiltrado eosinófilo sobre una mucosa aplanada. Además de la anemia, pueden provocar molestias abdominales inespecíficas y episodios diarreicos intermitentes. En la fase migratoria, desde el punto de entrada hasta el intestino, los anquilostomas pasan por el pulmón, dónde pueden provocar algunos síntomas como tos o sibilancias. Las personas se infectan a través de las larvas que viven en el suelo y son capaces de atravesar la piel que está en contacto con ellas. La mejor profilaxis es llevar zapatos. La contaminación se hace por vía transcutánea. Durante la fase de fijación intestinal en la primoinfestación pueden aparecer náuseas, vómitos, anorexia (falta de apetito) y diarrea. La anemia es el signo central de esta helmintiasis. El diagnóstico consiste en la puesta en evidencia de huevos del parásito en heces. Precisa tratamiento.

Ascaridiosis

Ascaris lumbricoides, es un nematodo que mide 15- 30 cm y que se adquiere al ingerir los huevos del parásito que contaminan la comida. Cosmopolita, afecta posiblemente a una cuarta parte de la población mundial y se focaliza principalmente en los países pobres. Tiene una fase pulmonar, durante la cual puede provocar sintomatología. En la fase intestinal, muchas veces es asintomático, pero puede provocar diarrea o molestias abdominales inespecíficas. Sobretodo cuando afecta a niños, hay un pequeño porcentaje de complicaciones debido a la tendencia de los gusanos adultos a migrar (pancreatitis, colecistitis). La prevención es lavar bien los alimentos que se comen crudos antes de ingerirlos (por ejemplo, las ensaladas).

Diagnóstico: durante el periodo de invasión se basa en la clínica y sobre todo en el hemograma. Durante el periodo de estado la eosinofilia es moderada, la serología negativa y el examen parasitológico de heces muestra los huevos del parásito.

Bilharziosis

Llamada también esquistosomosis, es una enfermedad parasitaria causada por gusanos planos, los esquistosomas, trematodos de sexos separados, hematófagos que viven en el sistema circulatorio. Cinco especies son patógenas para el hombre. S. haematobium es el agente de la bilharziosis urogenital; S. mansoni es el responsable de la bilharziosis intestinal y a veces hepatoesplénica; S. japonicum y S. mekongi provocan la temida bilharziosis intestinal con complicaciones hepáticas; S. intercalatum causa la bilharziosis rectal y genital.

Están afectados la mayoría de países africanos, Brasil, Guayanas, ciertas zonas de Venezuela, China, varios países del Caribe, de la Península Arábiga, Oriente Próximo y Sudeste Asiático. Se calcula que unos 200 millones de personas padecen esta enfermedad. Las personas se infectan al estar en contacto con agua dulce (ríos, lagos) contaminada.

El ciclo de los esquistosomas necesita un desarrollo en un caracol de agua dulce (huésped intermedio). Existen varias especies de esquistosomas y cada uno de ellos necesita un huésped intermedio característico. Las formas infecciosas del parásito (cercarias) entran en la piel intacta de las personas que están en contacto con agua contaminada. Las cercarias tienen un desarrollo en el organismo humano hasta la fase adulta. Durante este desarrollo, la persona afectada puede tener un síndrome febril (ocurre en un 10% de los casos). En la fase adulta de su ciclo, los esquistosomas viven en los vasos sanguíneos de los intestinos o de la vejiga urinaria. Los huevos de los trematodos se excretan a través de la orina o de las heces. Si estos huevos se excretan en colecciones de agua dónde viven los caracoles adecuados, los infectan y empiezan de nuevo el ciclo. Los trematodos adultos pueden vivir unos 15 años. Son los huevos los que provocan la sintomatología en la fase crónica de la enfermedad, que sin tratamiento puede complicarse a nivel hepático o de las vías urinarias. Los síntomas más clásicos son la presencia de sangre en la orina o en las heces.

Los viajeros que están en contacto con aguas dulces más o menos estancadas son los que tienen riesgo de tener esquistosomosis. Pueden tardar varios meses o años en tener alguna sintomatología. Por ello si se ha estado en riesgo de adquirir la infección se aconseja un chequeo dirigido a descartar la enfermedad.

La infestación del hombre se efectúa con ocasión de un baño en agua dulce contaminada por moluscos que sirven de huésped intermediario. Las cercarias liberadas por el caracol de agua dulce, penetran a través de la piel, alcanzan los vasos linfáticos o sanguíneos, llegan a los pulmones de forma pasiva, de donde los esquistosómulos ganan la vena porta intrahepática. Esta migración dura de 10- 21 días. En las vénulas del sistema porta intrahepático se acoplan en parejas y se desplazan a contracorriente hacia el lugar de puesta, el plexo hemorroidal, salvo S. haematobium que prosigue su migración y a lo largo de las anastomosis llega hasta el plexo vesical. La vida media de los gusanos adultos es de 2- 18 años. Los huevos bloqueados en los tejidos determinan la formación del granuloma bilharziano, granuloma que explica el desarrollo de esta enfermedad. El gusano adulto vivo no induce reacciones inflamatorias.

• La bilharziosis por S. mansoni afecta unos 60 millones de individuos. En África, está presente en Egipto, África del este, del oeste y del sur. En América latina, se observa en Brasil, Venezuela y Antillas.

• La bilharziosis por S. intercalatum es exclusivamente africana, frecuente en Gabón, dos Congos, Guinea Ecuatorial, Camerún, República Centro Africana y Angola.

• La bilharziosis por S. haematobium. Las zonas endémicas son el valle del Nilo, África intertropical, así como Magreb, Madagascar e Islas Mauricio. Hay un foco en Yemen e India.

• S. japonicum aparece en China, Formosa, Japón, Corea y Filipinas. Para S. mekongi existe un pequeño foco limitado a lo largo del río Mekong, al sur de Laos, Camboya y Tailandia.

El gusano adulto vivo no provoca reacciones inflamatorias vasculares, tan solo aparece una inmunidad progresiva. Los huevos son los responsables de la mayoría de lesiones anatomopatológicas, induciendo la formación del granuloma bilharziano.

Existe tratamiento y sus resultados no pueden ser evaluados antes de tres meses. La negativización parasitológica se obtiene en el 90% de los casos (el sedimento urinario no presenta más huevos o solo huevos calcificados y muertos).

Borreliosis

La borreliosis es una enfermedad cosmopolita causada por bacterias del género Borrelia. Existen básicamente dos tipos de enfermedad: la fiebre recurrente y la enfermedad de Lyme, provocadas por diferentes tipos de borrelias.

Las borrelias que provocan las fiebres recurrentes se transmiten a través de la picadura de piojos o garrapatas. Provocan un síndrome febril que en raras ocasiones puede complicarse.

La enfermedad de Lyme se transmite también por picadura de garrapata y al igual que en la fiebre recurrente, existe un síndrome febril que en una mayoría de casos se acompaña de una afectación de la piel en el lugar de la picadura. Borrelia burgdorferi puede diseminarse a través de la sangre a otros órganos y afectar al sistema nervioso (meningitis u otras manifestaciones, algunas de ellas en fase crónica), al corazón (miocarditis, trastorno del ritmo cardiaco), al ojo y en una fase posterior a las articulaciones (artritis).

Las borreliosis requieren tratamiento antibiótico específico. No existe vacuna en España. La prevención es evitar las picaduras de garrapatas (buen calzado, calcetines, pantalones largos en zonas rurales). En caso de picadura, se debe extraer la garrapata lo antes posible para disminuir la posibilidad de infección. La extracción debe hacerse mediante unas pinzas.

Brucelosis
La brucelosis se ha conocido popularmente como “fiebres de Malta”. Es una enfermedad cosmopolita producida por una bacteria, Brucella melitensis, que se transmite a partir de productos lácteos o derivados, contaminados (leche, quesos). La brucelosis produce una enfermedad febril que en ocasiones puede complicarse (meningitis, artritis, etc.).
No existe ninguna vacuna contra esta enfermedad que requiere un diagnóstico y tratamiento específicos. La profilaxis consiste en evitar productos lácteos y derivados que no tengan las garantías pertinentes (la pasteurización de la leche elimina la brucela).

Capilariosis

Capillaria philippinensis es un nematodo que puede contraerse al comer pescado crudo infectado. Tiene capacidad de autoinfección. Distribuido por diversos países del área tropical y subtropical. Produce en las personas afectadas diarrea crónica y malabsorción. Se diagnostica por examen de heces y requiere tratamiento específico. La profilaxis consiste en comer pescado bien cocido.

Ciclosporidiosis

Cyclospora cayetanensis es un protozoo que ha sido descrito recientemente como capaz de afectar a las personas. Posiblemente es cosmopolita, pero ha sido en Nepal, Perú y Estados Unidos donde se han descrito las series más importantes. Ocasiona entre el 2- 4% de las diarreas del viajero. Cómo otros parásitos, se adquiere al ingerir alimentos o comida contaminada. Ocasiona una diarrea persistente, en ocasiones intermitente, a veces con gran dolor abdominal y pérdida de peso. Requiere tratamiento específico. No existe vacuna. Prevención: ver diarrea del viajero.

Clonorquiosis

La clonorquiosis es una enfermedad producida por un trematodo (C. sinensis), distribuido por el Este de Asia. Las personas se infectan al ingerir pescado crudo infectado. Produce un cuadro agudo inicial, con fiebre, dolor abdominal que se cronifica con molestias abdominales, alargamiento del hígado, fatiga y pérdida de peso. Puede complicarse afectando al páncreas. Se diagnostica por examen de heces, donde pueden visualizarse los huevos del parásito y por ecografía hepática. Requiere tratamiento específico. La profilaxis consiste en comer pescado bien cocido.

Cólera

El cólera es una de las infecciones más célebres de la historia de la medicina, debido a que es una enfermedad con una gran capacidad de provocar epidemias y ha estado asociada a altos índices de mortalidad. La transmisión ocurre al ingerir agua o alimentos contaminados por Vibrio cholerae. El riesgo para los viajeros de contraer el cólera es muy bajo. Vibrio cholerae provoca una diarrea liquida muy pronunciada, que ocasiona una gran deshidratación, que puede ser fatal si no se corrige. El tratamiento principal no son los antibióticos, sino la rehidratación de las personas afectadas. Existe una vacuna, aunque de eficacia limitada (ver apartado vacunas), motivo por el cual sólo se dispensa en casos muy especiales. La prevención es similar a todas las enfermedades que causan diarrea (ver diarrea del viajero).

Dengue

El dengue es una infección vírica, producida por cuatro tipos de virus del dengue muy similares. Las zonas endémicas más importantes son Centro y Sur de América, Subcontinente Indio y Sudeste Asiático. Es una enfermedad que se diagnostica a menudo en las clínicas de viajeros. Se transmite a las personas a través de picaduras de mosquitos y produce una enfermedad febril autolimitada parecida a una gripe. Son típicos los dolores musculares y de las articulaciones. En América Latina la llaman “quebrantahuesos”. En casos de infecciones repetidas, pueden producirse casos graves de fiebre hemorrágica. No existe vacuna. La prevención se basa en las medidas antimosquitos convencionales. En caso de sospecha de padecer un dengue, se aconseja no tomar aspirina (u otros productos que contengan salicilatos), ya que puede contribuir a producir hemorragias. Como antitérmico puede utilizarse el paracetamol.

Diarrea del viajero
La diarrea del viajero es el problema de salud más frecuente en los viajeros internacionales a países pobres. Alrededor del 40% de los viajeros experimenta una diarrea del viajero durante o poco después de su viaje al trópico. La mayoría de las veces la diarrea del viajero es un problema autolimitado, pero un 30-40% de los viajeros debe guardar cama uno o dos días y modificar los planes del viaje. Un 1% debe ser ingresado en un hospital, y el 15% mantiene episodios diarreicos después del viaje. Diversas bacterias, virus y protozoos pueden provocar la diarrea del viajero. Por ello las características de la diarrea del viajero pueden diferir según cual haya sido el agente causal. La adquisición de los agentes causales de la diarrea del viajero se hace a través de comida o bebidas contaminadas. En el apartado de diarrea del viajero se mencionan normas preventivas y criterios para el tratamiento.

Difteria

La difteria es una enfermedad cosmopolita causada por la bacteria Corynebacterium diphteriae, que se transmite de persona a persona por vía aérea. Causa una enfermedad febril, con dolor de garganta que causa más adelante un edema localizado, afectación cardiaca y del sistema nervioso. Sin tratamiento (disponemos de antibióticos muy eficaces) es una infección grave que puede acabar con la muerte del paciente. En ocasiones provoca lesiones cutáneas. Es una enfermedad rara en viajeros. Existe una vacuna muy eficaz, que forma parte de los programas de vacunación de la infancia en todos los países. Sin embargo, debido a situaciones de pobreza o de dificultad de acceso a centros sanitarios, en muchas zonas del planeta (no exclusivamente tropicales) persiste esta enfermedad. Los adultos deben recibir una dosis de recuerdo de la vacuna cada diez años (normalmente se administra junto a la vacuna del tétanos).

Echinostomosis

Echinostomosis. Diferentes tipos de parásitos que se adhieren a la mucosa del intestino delgado, provocando inflamación local y pequeñas úlceras. Provocan molestias abdominales inespecíficas (dispepsia) y diarrea, más importante en niños. Es una infección prevalente en el Sudeste Asiático que se adquiere por la ingesta de caracoles y otros animales acuáticos crudos. La prevención consiste en cocer o hervir adecuadamente estos alimentos.

Encefalitis de San Luis

El reservorio son los pájaros salvajes y domésticos, está transmitida por picadura del mosquito Culex. Tras un periodo de incubación de 1- 3 días, se manifiesta de forma brusca con un síndrome meníngeo franco. Su evolución suele ser favorable en 7- 10 días sin dejar secuelas.

Encefalitis Japonesa

La encefalitis japonesa es una enfermedad vírica transmitida por picadura de mosquito, que afecta a países del Sudeste Asiático y continente Asiático. Causada por Flavivirus y transmitida por picadura del mosquito Culex que vive en los arrozales. El reservorio del virus son los pájaros y animales domésticos. Su periodo de incubación varía de 7- 14 días. Comienza bruscamente por escalofríos, fiebre y fuertes cefaleas. Provoca un síndrome febril parecido al que originan otros virus pero que puede complicarse con una encefalitis. Suele afectar a personas que viven en medio rural, siendo el hábitat preferido de los mosquitos las zonas dónde hay campos de arroz. Existe una vacuna inactivada. Sólo a los viajeros de larga estancia en estas zonas rurales se les recomienda la vacuna contra esta enfermedad

Fiebre Virales Hemorrágicas

Las fiebres virales hemorrágicas, en adelante FVH, son infecciones víricas del hombre y otros vertebrados (Arbovirus y otros virus relacionados) transmitidas por artrópodos. Un centenar pueden producir enfermedad en el hombre. Comprenden este grupo varias enfermedades de distribución geográfica variable, producidas por diferentes virus y que pueden tener manifestaciones hemorrágicas graves, así como causar epidemias. Se transmiten por la picadura de mosquitos (dengue, FVH del Rift, fiebre amarilla), por garrapatas (FVH de Congo-Crimea), por contagio directo desde deyecciones de roedores (FVH de Lassa, FVH argentina, boliviana) o de manera desconocida (Ébola). Algunas de ellas tienen una tasa de mortalidad del 80%.

El riesgo de contagio para un viajero es muy bajo y solo posible en aquellas enfermedades de transmisión de persona a persona, siendo el personal médico-sanitario el de mayor riesgo de contagio (Lassa, Ebola, Marburg).

Principales modos de transmisión al hombre de virus de las fiebres hemorrágicas
Artrópodos Contacto con Manipulación laboratorio

Enfermedad Mosquitos Garrapatas Tejido y sangre animal Excrementos de roedores Sangre y secreciones humanas
Dengue hemorrágico
Fiebre amarilla
F.V. Rift
F.H. Congo-Crimea
F.H. de Omsk
F.H. con síndrome renal
Fiebre de Lassa
Ébola
Marburg

Dengue: Es una arbovirosis muy extendida. Es habitualmente benigna, pero las formas hemorrágicas son temibles. El dengue es una enfermedad emergente en España. En Brasil durante el año 2002 se declaró una epidemia en el estado de Río, durante la cual se registraron 400.000 casos, en Perú más de 2.000 y en Tailandia 10.500 casos.
Infección causada por un Flavivirus de los que hay cuatros tipos serológicamente distintos y que no presentan inmunidad cruzada entre sí (por lo que haber pasado una infección por uno de ellos no confiere protección frente a una infección posterior por los otros tipos). En África su vector es Aedes aegypti. Es endemo-epidémica en las zonas intertropicales de América Latina, Caribe, Sudeste asiático y Pacífico.
La mayoría de de los adultos autóctonos están inmunizados y los casos clínicos se observan en niños, viajeros e inmigrantes recientes.
Clínica: Dengue clásica de evolución benigna: Incubación 5-8 días. La convalecencia es larga y está marcada por astenia y dolores persistentes durante varias semanas. Las formas atenuadas son frecuentes.
Formas hemorrágicas: Están de actualidad por la reciente epidemia de dengue en Brasil, así como por el hecho de ser la primera causa de fiebre hemorrágica en Extremo-Oriente. Comienza como un dengue habitual, pero hacia el 5º día el estado del enfermo se agrava bruscamente, el estado general se altera, aparece púrpura equimótica (manchas hemorrágicas en la piel), a veces se acompaña de hemorragias digestivas que conducen a un colapso cardiovascular irreversible. El tratamiento es sintomático.

Fiebre de Lassa:

Presente en África occidental, su reservorio está constituido por roedores, quienes transmiten la infección al hombre por medio de sus orinas. La transmisión interhumana es posible por medio de orina o sangre, pudiendo aparecer epidemias familiares y hospitalarias.

El virus de Ébola

produce una fiebre hemorrágica grave, con un alto índice de mortalidad que puede ser superior al 80%. Está de actualidad por las epidemias en RD del Congo y Gabón. Después de un periodo de incubación máximo de 18 días, aparecen bruscamente fiebre, dolores musculares y de cabeza, faringitis, vómitos y diarrea. Los casos severos cursan con síndrome hemorrágico. Muy contagiosos para el personal medico sanitario. El inicio de la enfermedad es muy inespecífico. Es una enfermedad limitada al África Central (Congo, Sudán, Uganda, Gabón), aunque también se ha descrito en Costa de Marfil. Hasta el momento aparece en pequeños focos epidémicos. Las personas se contagian a través del contacto con fluidos de otros enfermos. Muchas personas se han contagiado a través de los ritos funerarios de personas fallecidas a causa del virus o por prestar atención médica en condiciones de higiene deficiente. Aunque no se conoce con exactitud el reservorio del virus en la naturaleza, hay indicios que los primeros infectados lo han sido a través del contacto, manipulación y/o consumo de carne de monos o gorilas. Los viajeros tienen un riesgo muy bajo de contraer el virus de Ébola. No existe ni tratamiento especifico ni vacuna. En caso de cooperantes sanitarios que trabajan en zona endémica, se recomiendan unas estrictas medidas higiénicas para evitar el contacto directo con los fluidos corporales de pacientes. El diagnostico es serológico. El tratamiento es sintomático y decepcionante.

Enfermedad de Chagas

La tripanosomosis americana o Enfermedad de Chagas está causada por un protozoo llamado Tripanosoma cruzi. Es una enfermedad limitada al centro y sur del continente americano, y se estima que afecta a unos 17 millones de personas. La principal forma de transmisión al hombre es a través de la picadura de un escarabajo (triatoma) con diversos nombres locales (vinchuca, etc.). Los trasplantes de órganos y las transfusiones también pueden ser vías de infección así como la vía transplacentaria (2%), lactancia y accidentes de laboratorio. Fuera de zonas endémicas, puede transmitirse por transfusión lo que requiere un control de donantes de sangre procedentes de áreas endémicas.
Las vinchucas viven en las paredes y techos de viviendas construidas con cañas, barro o adobe y con techos de paja u hojas de palmera. Es una enfermedad claramente asociada a la pobreza.

Los órganos afectados son el corazón o el tubo digestivo. Requiere tratamiento específico que es más eficaz en la fase aguda que durante la fase de latencia.

La enfermedad de Chagas es esencialmente rural. El reservorio de le enfermedad está constituido por animales salvajes (roedores, murciélagos) o domésticos (perros, gatos) y el hombre enfermo o portador sano.
La mayoría de los casos regresan espontáneamente y sólo un 10% pasan a las formas crónicas con riesgo de malformaciones viscerales.

La enfermedad de Chagas es la principal causa de insuficiencia cardiaca en Brasil y Venezuela. Se traduce por dolor precordial tipo anginoso, arritmias e insuficiencia cardiaca izquierda o global. La evolución de esta cardiopatía es severa y puede provocar muerte súbita.

Es frecuente el megaesófago chagásico que provoca disfagia muy molesta. También se observan megacolon, megaduodeno, megavejiga, megauréteres, etc.

No existe ningún tratamiento realmente eficaz y los que están disponibles lo son únicamente durante la fase aguda. No existe vacuna. La protección consiste en no pernoctar en casas con las características antes citadas. Las mosquiteras pueden evitar las picaduras de los triatomas.

Enfermedad de Lyme

La borreliosis es una enfermedad cosmopolita causada por bacterias del género Borrelia. Existen básicamente dos tipos de enfermedad: la fiebre recurrente y la enfermedad de Lyme, provocadas por diferentes tipos de borrelias.

Las borrelias que provocan las fiebres recurrentes se transmiten a través de la picadura de piojos o garrapatas. Provocan un síndrome febril que en raras ocasiones puede complicarse.

La enfermedad de Lyme se transmite también por picadura de garrapata y al igual que en la fiebre recurrente, existe un síndrome febril que en una mayoría de casos se acompaña de una afectación de la piel en el lugar de la picadura. Borrelia burgdorferi puede diseminarse a través de la sangre a otros órganos y afectar al sistema nervioso (meningitis u otras manifestaciones, algunas de ellas en fase crónica), al corazón (miocarditis, trastorno del ritmo cardiaco), al ojo y en una fase posterior a las articulaciones (artritis).

Las borreliosis requieren tratamiento antibiótico específico. No existe vacuna en España. La prevención es evitar las picaduras de garrapatas (buen calzado, calcetines, pantalones largos en zonas rurales). En caso de picadura, se debe extraer la garrapata lo antes posible para disminuir la posibilidad de infección. La extracción debe hacerse mediante unas pinzas.

Enfermedad del sueño

Tripanosomosis africana. Es endémica en 36 países de África. La tripanosomosis africana o enfermedad del sueño está producida por dos tipos de parásitos: Tripanosoma brucei gambiense (T. b. gambiense) y Tripanosoma brucei rhodesiense (T. b. rhodesiense). La mayoría de países del África Subsahariana tienen zonas dónde existe la enfermedad. Se transmite al hombre a través de la picadura de la mosca tsé-tsé. Produce una enfermedad febril inicial y posteriormente el parásito puede afectar al sistema nervioso central. Es una enfermedad poco frecuente en los turistas, aunque de vez en cuando se describen casos importados en Europa. Los visitantes de parques del África del Este son los que tienen más riesgo de adquirir la enfermedad. No existe vacuna. La protección anti-mosquitos puede ser útil para prevenir las picaduras de la mosca tsé-tsé. Requiere tratamiento con fármacos específicos. La tripanosomosis oeste africana, debida a Tripanosoma gambiense, de evolución lenta y somnolienta y la tripanosomosis este africana, debida a Tripanosoma rhodesiense, de evolución más rápida.

La enfermedad, que hasta hace poco se consideraba rural, está apareciendo en zonas urbanas (Duala, Libreville, Brazzaville, Bamako) debido al éxodo rural, los conflictos y la facilidad de viajar en fin de semana a zonas rurales. La OMS estima el número de casos anuales entre 300.000 y 500.000 casos.

Sin tratamiento, el enfermo caquéctico, entra en coma y muere casi siempre por infecciones intercurrentes.

Si el diagnostico es precoz las posibilidades de curación son superiores. El tratamiento depende de la fase en la que se encuentra la enfermedad.

Enfermedades por Hongos

Enfermedades producidas por hongos.

Micosis superficiales (Tiñas):
Las Dermatofitosis son lesiones de la piel y faneras provocadas por hongos llamados dermatofitos. Se desarrollan únicamente en la capa cornea de la epidermis, cabello, pelos y uñas. Pueden sobreinfectarse.
• Pie de atleta, se presenta como lesión macerada y escamosa interdigital.
• Tiña de cuero cabelludo, muy extendida en zonas tropicales, preferentemente en niños. Suele aparecer como 4- 6 placas redondas u ovales de 4- 6cm, a veces confluentes. Las placas son grisáceas recubiertas de escamas polvorientas.

Micosis profundas:
• Aspergilosis:
Es una micosis, de manifestación respiratoria preferentemente, debida a un hongo del género Aspergillus. El hombre se infecta por inhalación de esporas. Ciertas profesiones están particularmente expuestas: obreros agrícolas, carpinteros, cuidadores de palomos, etc. Es una afección cosmopolita.
Aspergilosis pulmonar es la localización más frecuente. Se manifiesta por tos y hemoptisis que puede llegar a comprometer la vida del enfermo. El pronostico es grave y la diseminación extrapulmonar posible.
Aspergilosis extrapulmonar cada vez más frecuente y puede localizarse en ojos, conducto auditivo externo, uñas o bien ser una enfermedad diseminada.
• Paracoccidioidomicosis:
Es una micosis granulomatosa de piel, mucosas, ganglios y vísceras debida a Blastomyces braziliensis. Su puerta de entrada es pulmonar y las otras localizaciones son consecutivas a su diseminación. Clínicamente puede presentarse como una neumonía aguda benigna con adenopatías hiliares bilaterales. Frecuentemente se revela como lesiones cutáneo mucosas ulceradas.
• Micetoma:
Son seudo tumores inflamatorios crónicos polifistulizados que contienen granos fúngicos. El micetoma fúngico o maduromicosis esta provocado por hongos de los que el más extendido es Madurella mycetomi. El parásito penetra en la piel através una erosión o lesión por espina contaminada. Es endémica en zona tropical. En India se le conoce como pie de Madura. Se extiende en superficie y en profundidad, alcanzando frecuentemente el tejido óseo que erosiona.

Esquistosomosis

Esquistosomosis. Llamada también bilharziosis, es una enfermedad parasitaria causada por gusanos planos, los esquistosomas, trematodos de sexos separados, hematófagos que viven en el sistema circulatorio. Cinco especies son patógenas para el hombre. S. haematobium es el agente de la bilharziosis urogenital; S. mansoni es el responsable de la bilharziosis intestinal y a veces hepatoesplénica; S. japonicum y S. mekongi provocan la temida bilharziosis intestinal con complicaciones hepáticas; S. intercalatum causa la bilharziosis rectal y genital.

Están afectados la mayoría de países africanos, Brasil, Guayanas, ciertas zonas de Venezuela, China, varios países del Caribe, de la Península Arábiga, Oriente Próximo y Sudeste Asiático. Se calcula que unos 200 millones de personas padecen esta enfermedad. Las personas se infectan al estar en contacto con agua dulce (ríos, lagos) contaminada.

El ciclo de los esquistosomas necesita un desarrollo en un caracol de agua dulce (huésped intermedio). Existen varias especies de esquistosomas y cada uno de ellos necesita un huésped intermedio característico. Las formas infecciosas del parásito (cercarias) entran en la piel intacta de las personas que están en contacto con agua contaminada. Las cercarias tienen un desarrollo en el organismo humano hasta la fase adulta. Durante este desarrollo, la persona afectada puede tener un síndrome febril (ocurre en un 10% de los casos). En la fase adulta de su ciclo, los esquistosomas viven en los vasos sanguíneos de los intestinos o de la vejiga urinaria. Los huevos de los trematodos se excretan a través de la orina o de las heces. Si estos huevos se excretan en colecciones de agua dónde viven los caracoles adecuados, los infectan y empiezan de nuevo el ciclo. Los trematodos adultos pueden vivir unos 15 años. Son los huevos los que provocan la sintomatología en la fase crónica de la enfermedad, que sin tratamiento puede complicarse a nivel hepático o de las vías urinarias. Los síntomas más clásicos son la presencia de sangre en la orina o en las heces.

Los viajeros que están en contacto con aguas dulces más o menos estancadas son los que tienen riesgo de tener esquistosomosis. Pueden tardar varios meses o años en tener alguna sintomatología. Por ello si se ha estado en riesgo de adquirir la infección se aconseja un chequeo dirigido a descartar la enfermedad.

La infestación del hombre se efectúa con ocasión de un baño en agua dulce contaminada por moluscos que sirven de huésped intermediario. Las cercarias liberadas por el caracol de agua dulce, penetran a través de la piel, alcanzan los vasos linfáticos o sanguíneos, llegan a los pulmones de forma pasiva, de donde los esquistosómulos ganan la vena porta intrahepática. Esta migración dura de 10- 21 días. En las vénulas del sistema porta intrahepático se acoplan en parejas y se desplazan a contracorriente hacia el lugar de puesta, el plexo hemorroidal, salvo S. haematobium que prosigue su migración y a lo largo de las anastomosis llega hasta el plexo vesical. La vida media de los gusanos adultos es de 2- 18 años. Los huevos bloqueados en los tejidos determinan la formación del granuloma bilharziano, granuloma que explica el desarrollo de esta enfermedad. El gusano adulto vivo no induce reacciones inflamatorias.

• La bilharziosis por S. mansoni afecta unos 60 millones de individuos. En África, está presente en Egipto, África del este, del oeste y del sur. En América latina, se observa en Brasil, Venezuela y Antillas.

• La bilharziosis por S. intercalatum es exclusivamente africana, frecuente en Gabón, dos Congos, Guinea Ecuatorial, Camerún, República Centro Africana y Angola.

• La bilharziosis por S. haematobium. Las zonas endémicas son el valle del Nilo, África intertropical, así como Magreb, Madagascar e Islas Mauricio. Hay un foco en Yemen e India.

• S. japonicum aparece en China, Formosa, Japón, Corea y Filipinas. Para S. mekongi existe un pequeño foco limitado a lo largo del río Mekong, al sur de Laos, Camboya y Tailandia.

El gusano adulto vivo no provoca reacciones inflamatorias vasculares, tan solo aparece una inmunidad progresiva. Los huevos son los responsables de la mayoría de lesiones anatomopatológicas, induciendo la formación del granuloma bilharziano.

Existe tratamiento y sus resultados no pueden ser evaluados antes de tres meses. La negativización parasitológica se obtiene en el 90% de los casos (el sedimento urinario no presenta más huevos o solo huevos calcificados y muertos).

Estrongiloidosis

Estrongiloidosis. Es un parasitismo intestinal menor causado por Strongyloides stercoralis y que, en determinadas circunstancias de inmunodepresión, puede transformarse en una infección generalizada de evolución grave. Aunque es cosmopolita, es más frecuente en países tropicales. Las larvas emitidas con las heces pueden seguir un ciclo externo sexual o asexual al final de los cuales penetra en el hombre a través de la piel y siguiendo por vía sanguínea llega a pulmones, alvéolos y remontan el árbol bronquial donde al llegar al cruce aéreo digestivo son deglutidas y llegan al intestino donde se convierten en hembras patogénicas (con capacidad de producir enfermedad). El ciclo interno se produce por autoinfestación endógena.

El diagnostico se debe sospechar en pacientes con cuadro de dolor abdominal, diarrea y eosinofilia elevada. La demostración de la larva en las heces del enfermo confirma el diagnóstico. La mejor prevención es ir bien calzado y evitar el contacto de la piel con la tierra y el fango.

Fasciolopsiosis

Fasciolopsiosis. Fasciolopsis buski, es un parásito muy prevalente en China y Sudeste Asiático, se adquiere al consumir plantas acuáticas crudas contaminadas con los huevos del parásito. Vive en el intestino delgado y produce molestias abdominales inespecíficas y diversas, que en ocasiones pueden complicarse. La prevención consiste en cocer bien las plantas acuáticas destinadas al consumo humano.

Fiebre amarilla

Fiebre amarilla. Infección producida por el virus de la fiebre amarilla. El virus de la fiebre amarilla es un Flavivirus cuyo huésped principal es el mono y el hombre. La transmisión del virus se produce por la picadura del mosquito, que a su vez se infecta alimentándose de sangre en un hombre o animal en fase de viremia (con virus en la sangre). Afecta a diversos países del África Subsahariana (desde el Sahara hasta el cono sur, exceptuando Namibia, Botswana, Sudáfrica, Zimbabwe, Malawi, Mozambique y Madagascar) y toda la cuenca Amazónica de Sudamérica, hasta Panamá. Se ha diagnosticado algún caso en Europa en personas que no habían recibido la vacuna. Produce una enfermedad febril que en la mayoría de los casos deriva hacia unas fiebres hemorrágicas con un alto índice de mortalidad. Existe una vacuna muy eficaz, obligatoria para los viajeros que visitan las zonas endémicas (ver información sobre la vacuna frente a la fiebre amarilla).

La fiebre amarilla sigue estando de actualidad. Varias epidemias se han producido en los últimos años en Gana, Burkina-Fasso, Gabón, Nigeria, Camerún (1990) y Costa de Marfil. En América Latina se siguen produciendo casos en Brasil, Colombia, Perú y Bolivia.

La mortalidad de la fiebre amarilla es del 20- 30% según las epidemias y el nivel inmunológico de la población afectada (45- 80% en viajeros, 5- 10% en población autóctona).

Su tratamiento es sintomático y descorazonador. La profilaxis consiste en la vacuna Rockefeller 17 D y protección contra las picaduras de mosquitos.

Fiebre Q

Fiebre Q. Enfermedad cosmopolita producida por una rickettsia que recibe el nombre de Coxiella burnetti. Se transmite por inhalación de material contaminado procedente de animales que actúan como reservorios de la infección (cabras, ovejas, gatos, conejos, etc.) y probablemente también se puede transmitir a través del consumo de leche no pasteurizada de animales infectados. Se diagnostica esporádicamente en viajeros. Produce una enfermedad febril que puede presentarse como una hepatitis, una neumonía o una fiebre inespecífica. Puede cronificarse y producir diversas complicaciones. No existe vacuna. Requiere tratamiento con antibióticos.

Fiebre recurrente

La borreliosis es una enfermedad cosmopolita causada por bacterias del género Borrelia. Existen básicamente dos tipos de enfermedad: la fiebre recurrente y la enfermedad de Lyme, provocadas por diferentes tipos de borrelias.

Las borrelias que provocan las fiebres recurrentes se transmiten a través de la picadura de piojos o garrapatas. Provocan un síndrome febril que en raras ocasiones puede complicarse.

La enfermedad de Lyme se transmite también por picadura de garrapata y al igual que en la fiebre recurrente, existe un síndrome febril que en una mayoría de casos se acompaña de una afectación de la piel en el lugar de la picadura. Borrelia burgdorferi puede diseminarse a través de la sangre a otros órganos y afectar al sistema nervioso (meningitis u otras manifestaciones, algunas de ellas en fase crónica), al corazón (miocarditis, trastorno del ritmo cardiaco), al ojo y en una fase posterior a las articulaciones (artritis).

Las borreliosis requieren tratamiento antibiótico específico. No existe vacuna en España. La prevención es evitar las picaduras de garrapatas (buen calzado, calcetines, pantalones largos en zonas rurales). En caso de picadura, se debe extraer la garrapata lo antes posible para disminuir la posibilidad de infección. La extracción debe hacerse mediante unas pinzas.

Fiebre Ross River

Fiebre Ross River. La fiebre de Ross River está provocada por un virus que afecta a las personas a través de las picaduras de mosquitos. Las zonas afectadas por este virus son el Pacífico y el este de Australia. Produce una enfermedad febril con dolores articulares que normalmente se autolimitan, pero que en algunas personas pueden persistir a un nivel bajo durante semanas, meses o incluso años. No existe vacuna contra esta enfermedad y la única protección es usar repelentes antimosquito.

Fiebre tifoidea

Fiebre tifoidea. Producida por Salmonella typhi (ver salmonelosis).

Filariosis

Filariosis. Conjunto que de enfermedades que incluye enfermedades producidas por distintos tipos de nematodos, que se transmiten a partir de picaduras de insectos. Se distribuyen por todos los continentes a excepción de Europa. Rara vez afectan a los viajeros de estancias cortas, pero no son infrecuentes en cooperantes o personas que están meses en las zonas endémicas. Las infecciones repetidas con estos nematodos pueden producir enfermedades importantes, pero estas complicaciones son excepcionales en personas que sólo se han infectado una vez. La longevidad del gusano adulto es de 15 años o más. Las manifestaciones clínicas pueden aparecer a los tres meses de la picadura infecciosa. Todas ellas tienen tratamiento específico y no existen vacunas. Las filariosis afectan alrededor de 150 millones de personas. Se distinguen: las filariosis linfáticas, de consecuencias estéticas y funcionales a menudo graves; la loaosis, que se encuentra únicamente en África central y cuyo tratamiento es delicado; la oncocercosis que es la segunda causa mundial de ceguera y la dracunculosis , invalidante por sus manifestaciones inflamatorias y sus complicaciones sépticas.

Filariosis linfáticas. Producidas por Wuchereria bancrofti (África, India, Sudamérica), Brugia malayi (Sudeste Asiático) o B. timori (Timor y zonas adyacentes). Cuando producen enfermedad, afectan más a extremidades inferiores (linfangitis), aparato genital (vulvitis, hidrocele, epididimitis) que puede acompañarse de adenopatías satélite, fiebre elevada, cansancio y a veces delirio. El gusano adulto, que es redondo y mide 4-10cm de largo, vive enrollado en pelotón en el sistema linfático que obstruye provocando lesiones agudas precoces y crónicas tardías.
La longevidad es de 15 años o más. El embrión o microfilaria emitido por la hembra circula permanentemente por la linfa y periódicamente por la sangre. Esta transmitidas por mosquitos.

Se manifiestan por linfangitis del escroto, orquitis, hidroceles, linfangitis de miembros.

Giardiosis

Giardia lamblia, protozoo cosmopolita, es el responsable de una infección intestinal, que puede provocar una diarrea aguda y que en un porcentaje importante de casos persiste y se transforma en una diarrea crónica intermitente con molestias abdominales. Las personas se infectan al ingerir alimentos o comida contaminada por los quistes del parásito. Es el parásito que de forma más frecuente ocasiona diarrea del viajero (seguido de la amebosis y de la ciclosporidiosis). No existe vacuna. Requiere tratamiento específico. La profilaxis es similar a la descrita en el apartado: diarrea del viajero.

Gnathostomosis o gnathostomiasis

Se distribuye por Asia, especialmente Tailandia y Japón; también ha emergido recientemente en México. Parasitosis causada por Gnathostoma spp. que es gusano que infecta animales vertebrados. Después de un ciclo complejo en diferentes animales, los seres humanos se infectan comiendo pescados, ranas o aves de corral poco cocinados que contienen las larvas de tercera generación. La gnatostomiasis humana es debida a la migración de los gusanos no maduros y los primeros signos de la enfermedad se caracterizan por nauseas, dolor abdominal y fiebre. La migración en piel causa un infiltrado inflamatorio intermitente, migratorio, doloroso y pruriginoso. La migración a otros tejidos puede dar lugar a hepatomegalía dolorosa (agrandamiento doloroso del hígado), fiebre, tos, hematuria (presencia de sangre en la orina), afectación ocular y cerebral. La enfermedad evoluciona de manera intermitente durante varios años. La identificación y extracción quirúrgica del gusano tiene un valor diagnóstico y terapéutico. Actualmente se dispone de tratamiento médico, la mejor prevención es comer los alimentos bien cocinados y evitar comidas a base de pescado crudo.

Hepatitis

Hepatitis significa “inflamación del hígado” que puede ser causada por muchos virus o bacterias. Sin embargo, cuando se habla de Virus de la hepatitis nos referimos a cinco virus conocidos como Virus A, B, C, D y E de la hepatitis. Todos los virus son cosmopolitas, aunque es en los países pobres donde tienen más importancia.
Desde el punto de vista clínico, los cinco virus de la hepatitis provocan una enfermedad muy similar, que consiste en fiebre, fatiga, náuseas y vómitos. La orina suele tener un color más fuerte o incluso oscuro, y en muchas ocasiones los pacientes tienen ictericia (coloración amarillenta de piel y ojos). Hay casos asintomáticos, pero en personas adultas hay un pequeño porcentaje de casos graves que pueden ocasionar la muerte del paciente. Las hepatitis B, C y D pueden cronificarse. No existe tratamiento específico para la fase aguda de la enfermedad. A continuación, describimos aspectos característicos de cada una de ellas:

Hepatitis A

El virus de la hepatitis A se transmite a través de la ingesta de alimentos o bebidas contaminados. En España, el nivel higiénico alcanzado provoca que las personas más jóvenes no hayan estado en contacto con el virus y que por ello sean susceptibles a infectarse cuando viajan a áreas geográficas con menor nivel higiénico. De todas las hepatitis es la que tiene más riesgo de afectar a los viajeros internacionales. Existe una vacuna eficaz para aquellos viajeros que lo necesiten. La higiene personal y la vigilancia en el tipo de comidas/bebidas ingeridas son medidas importantes para evitar el contagio.

Hepatitis B.

A diferencia de la hepatitis A, el virus de la hepatitis B se contagia a través del contacto con sangre o esperma de otra persona portadora del virus. No se contagia con alimentos o bebidas. Con el aumento del turismo sexual o a través de contactos sexuales ocasionales, hay ciertamente riesgo de contagio. También son actividades de riesgo usar instrumentos que puedan estar contaminados (agujas de acupuntura, tatuajes, jeringas, agujas para inyecciones, etc.), atenciones sanitarias a pacientes portadores del virus y recibir transfusiones sanguíneas. No existe tratamiento para la fase aguda de la enfermedad, y existen vacunas protectoras

Hepatitis C.

El virus C de la hepatitis tiene unos mecanismos de contagio similares a la hepatitis B. Mismas precauciones. No existe tratamiento específico ni vacuna.
Hepatitis D.

Similar al virus B de la hepatitis, sólo puede contagiar a una persona si ésta ya está contagiada por el virus B o se infecta al mismo tiempo (el virus D necesita al virus B para sobrevivir). Agrava la enfermedad producida por el virus B de la hepatitis. No existe tratamiento. La vacuna contra la hepatitis B también previene la hepatitis D

Hepatitis E

El virus E de la hepatitis tiene una forma de transmisión igual al virus A de la hepatitis, es decir, a través de alimentos o bebidas contaminadas, debido a unas condiciones higiénicas pobres. Suele ocurrir en epidemias y cuando afecta a embarazadas provoca una mortalidad elevada (alrededor del 20%). No se cronifica. No existe tratamiento específico ni vacuna.

Kala-azar

Leishmaniosis. La leishmaniosis es una enfermedad causada por un protozoo que se transmite al hombre a través de la picada de un insecto (flebotomo), si bien también es posible la transmisión por medio de transfusiones y de relaciones sexuales. Su reservorio está constituido por perros y algunos roedores. La leishmaniosis está distribuida por toda la zona tropical y subtropical (los países mediterráneos como España o algunos países del Asia Central están incluidos). No es una enfermedad muy frecuente en viajeros, pero se diagnostica más a menudo en cooperantes o trabajadores con estancias más largas en los países afectados. Una vez el flebótomo ha introducido el parásito en el organismo, éste se disemina a través de las células del sistema inmune por diversos órganos. Existen diversas especies de leishmania y cada una produce síntomas y signos diferentes. Desde pequeñas lesiones cutáneas de evolución benigna, hasta lesiones ulcerosas de piel y mucosas o una enfermedad febril generalizada (kala-azar) que sí requieren tratamiento específico. No existe ninguna vacuna eficaz. La protección contra los mosquitos también protege contra los flebotomos. Bajo tratamiento la mejoría clínica aparece a los pocos días y los parásitos desaparecen en algunas semanas. La duración del tratamiento es de 15 días y puede repetirse si es necesario quince días más tarde.

Larva currens

La larva currens es una afectación secundaria a un gusano intestinal llamado Strongyloides stercoralis (ver apartado estrongiloidosis). Las larvas de este parásito pueden reinfectar a la misma persona a través de la piel perianal y producir las típicas lesiones de la larva currens: enrojecidas, que se desplazan rápidamente y que duran unos días, para luego desaparecer, conforme la larva sigue su ciclo en el interior de la persona afectada. Para el diagnóstico se requiere la visualización de las lesiones. Existe tratamiento específico.

Larva migrans cutánea

Larva migrans cutánea. Llamada también dermatitis rampante, es una afección causada por larvas de nematodos de perros y/o gatos que no pueden continuar su ciclo vital cuando penetran en el hombre. Quedan circunscritos a la piel, lugar por donde entran cuándo ésta está en contacto con el suelo infectado, donde causan una lesión tuneliforme muy pruriginosa, que avanza cada día unos centímetros y que suele afectar a las extremidades inferiores. El diagnóstico se hace por visualización del tipo de lesión y requiere tratamiento específico. La profilaxis consiste en evitar el contacto directo de la piel con el suelo.

El anquilostoma del perro, gato y otros carnívoros, que tienen un ciclo similar al del hombre en sus huéspedes habituales, cuando penetran en la piel del hombre, permanecen superficiales y perforan verdaderas galerías. El hombre se infecta por vía cutánea en contacto con las heces de estos animales u objetos contaminados. Es una afección frecuente en países del entorno tropical.

La dermatitis rampante anquilostomiana se desarrolla frecuentemente en manos, antebrazo y pies. Tiene aspecto de un cordón serpentiginoso que progresa cada día algunos centímetros. La curación espontánea se produce después de varias semanas o meses.
El tratamiento es local o general.

Otros síndromes relacionados son: Dermatitis rampante por Strongiloides stercoralis (larva currens), la lesión dérmica aparece en las márgenes anales; Dirofilarosis subcutánea por Dirofilaria repens o filaria del perro y gato, en cuya transmisión intervienen los mosquitos y se caracteriza por edemas fugaces de cara párpados y conjuntiva; la dermatitis de los nadadores es debida a la penetración a través de la piel de la furcocercaria de esquistosomas de pájaros, es una enfermedad cosmopolita y frecuente en zonas donde se crían patos.

Larva migrans visceral

Larva migrans visceral o toxocarosis. Es debida a la presencia en el hombre de larvas de áscaris del perro u otro animal. Es un síndrome de larva migratoria visceral, que con frecuencia presenta sintomatología respiratoria (tos y expectoración rica en eosinófilos, disnea asmatiforme con infiltrado pulmonar), fiebre, diarrea y rash cutáneo. La curación es espontánea.

Legionelosis

Enfermedad cosmopolita causada por una bacteria llamada Legionella pneumophila, que suele habitar en colecciones acuosas y que se disemina a través de la aerosolización (duchas, lavabos, sistemas de refrigeración) del agua contaminada. Provoca una enfermedad que puede ser benigna (llamada Fiebre de Pontiac), y caracterizada por tos, cefalea, fiebre y dolores musculares y de las articulaciones o más grave en forma de neumonía. Requiere tratamiento específico con antibióticos en las formas graves.

Leishmaniosis

La leishmaniosis es una enfermedad causada por un protozoo que se transmite al hombre a través de la picada de un insecto (flebotomo), si bien también es posible la transmisión por medio de transfusiones y de relaciones sexuales. Su reservorio está constituido por perros y algunos roedores. La leishmaniosis está distribuida por toda la zona tropical y subtropical (los países mediterráneos como España o algunos países del Asia Central están incluidos). No es una enfermedad muy frecuente en viajeros, pero se diagnostica más a menudo en cooperantes o trabajadores con estancias más largas en los países afectados. Una vez el flebótomo ha introducido el parásito en el organismo, éste se disemina a través de las células del sistema inmune por diversos órganos. Existen diversas especies de leishmania y cada una produce síntomas y signos diferentes. Desde pequeñas lesiones cutáneas de evolución benigna, hasta lesiones ulcerosas de piel y mucosas o una enfermedad febril generalizada (kala-azar) que sí requieren tratamiento específico. No existe ninguna vacuna eficaz. La protección contra los mosquitos también protege contra los flebotomos. Bajo tratamiento la mejoría clínica aparece a los pocos días y los parásitos desaparecen en algunas semanas. La duración del tratamiento es de 15 días y puede repetirse si es necesario quince días más tarde.

Lepra

Enfermedad causada por Mycobacterium leprae, muy importante en otras épocas. En el año 2000, la OMS estimó una incidencia de 730.000 casos de lepra, que en un 70% ocurrieron en India, Nepal y Myanmar. Raramente afecta a los viajeros, aunque los cooperantes sanitarios están más expuestos, ya que tienen un largo y estrecho contacto con otras personas afectadas. La lepra provoca básicamente lesiones cutáneas, mucosas y del tejido nervioso y existen diversas formas clínicas. En los casos más graves, la lepra deja secuelas importantes. Requiere diagnóstico y tratamiento específico.

LESIONES CUTÁNEAS

Las enfermedades parasitarias que producen lesiones cutáneas son bastante frecuentes en los viajeros. Describimos las más importantes:
. Larva migrans cutánea. Larva currens. Miasis. Sarna. Tungiosis

Loaosis

Es una helmintiasis estrictamente africana causada por Loa loa. Se distribuye en los bosques selváticos de centro África: Nigeria, Camerún, Republica Centroafricana, Congo, Guinea Ecuatorial, Gabón y Angola. El gusano adulto vive en la piel y mide 2- 7cm de largo y puede vivir 15 años. Las microfilaria circulan en sangre con periodicidad diurna.

El vector es una mosca roja llamada Crysops, abundante en las selvas húmedas de África central.

Después de una fase silenciosa de al menos tres meses, pueden comenzar las diferentes manifestaciones. El picor es a menudo el síntoma dominante que lleva al enfermo a consultar, otras veces se observa el paso del gusano adulto bajo la conjuntiva ocular.
La destrucción de las microfilarias provoca accidentes alérgicos y complicaciones neurológicas, a veces dramáticas.

Paludismo o Malaria

Enfermedad producida por protozoos del género Plasmodia que se transmiten al hombre a través de la picadura de mosquitos del género Anopheles. Estos mosquitos sólo pican desde el atardecer hasta el amanecer. Existen cuatro tipos de plasmodios que pueden afectar al hombre, siendo P. falciparum el más agresivo y el que presenta más complicaciones. El área de extensión del paludismo abarca la zona tropical y algunas zonas subtropicales (ver apartado distribución en la sección malaria).

Los viajeros que visitan zonas endémicas de paludismo están expuestos a esta enfermedad, y es una de las patologías importantes en las clínicas de viajeros. Se calcula que en Europa cada año se diagnostican más de 20.000 casos de paludismo importado con una mortalidad que oscila entre el 1- 3%.

El paludismo o malaria provoca una enfermedad febril (a veces con un patrón de la fiebre característico según la especie), escalofríos, cefalea y sudación. El paludismo debido a P. falciparum puede determinar en pocas horas complicaciones graves: afectación cerebral, pulmonar, renal. Por ello ante toda fiebre después de un viaje al trópico, debe sospecharse un paludismo y deben practicarse las pruebas necesarias para su diagnóstico o bien para descartarlo. Ello a pesar de que la persona haya seguido o esté siguiendo una profilaxis correcta, ya que ninguna profilaxis es hoy en día eficaz al 100%. El diagnóstico y tratamiento del paludismo debe considerarse una urgencia.

No existe vacuna contra el paludismo, pero si que se puede seguir una profilaxis (ver apartado ¿Cómo lo evito? en la sección malaria) y también medidas destinadas a que los mosquitos piquen lo menos posible (ver apartado sobre protección contra las picaduras de artrópodos de la sección normas y consejos generales).

Mansonelosis

Mansonella perstans (África, Sudamérica y Caribe) y M. ozzardi (Centro y Sudamérica, Caribe). Muchas veces son asintomáticas, pero pueden producir edemas erráticos, parecidos a los de la loa-loa, prurito y dolores articulares. Mansonella perstans (filaria del mono) es sensible a mebendazol, pero no responde a ivermectina. Dirofilaria repens (filaria del perro) no emite microfilarias en el hombre y su tratamiento es extracción quirúrgica del gusano.

Meningitis meningocócica

Causada por una bacteria cosmopolita llamada Neisseria meningitidis, de la que existen varios subtipos. La enfermedad se transmite por vía aérea a través de gotitas de saliva de personas infectadas. En los países tropicales afectados el riesgo para los viajeros suele establecerse cuando existen epidemias. Las zonas del planeta más afectadas son el Sahel africano (cinturón meningítico), India, Nepal y Brasil. En áreas donde existen multitudes hacinadas el riesgo de epidemia es evidente. Uno de los focos más importantes para epidemias de meningitis es la peregrinación a la Meca. La enfermedad consiste en fiebre, cefalea, rigidez de la nuca y problemas respiratorios. El tratamiento consiste en la administración rápida de antibióticos. Existen vacunas contra los tipos A, C, Y y W135 de la bacteria

Metagonimosis

Metagonimus yokogawai también es prevalente en el Sudeste Asiático, aunque se han descrito algunos casos en Europa. Produce síntomas abdominales parecidos a los otros trematodos. Se ha descrito la presencia de huevos en otras localizaciones, aunque es una rara eventualidad. Las personas se infectan al comer pescado crudo contaminado. La prevención consiste en cocer bien el pescado antes de consumirlo.

Miasis

El hombre como otros animales puede ser el depositario de larvas de mosca. El contagio se produce al entrar en contacto los huevos que las moscas depositan en la ropa tendida al sol o en la cama con la piel de la persona. La larva penetra la piel y forma un forúnculo doloroso a nivel del tejido muscular que tiene una abertura cutánea para poder respirar. El diagnóstico se hace visualizando la lesión. Una posible medida preventiva consiste en planchar bien la ropa antes de usarla.

Oncocercosis

Conocida también cómo la “ceguera de los ríos”, es una filariosis cutánea causada por Oncocerca volvulus. Se transmite a las personas a través de picaduras de moscas que suelen habitar las márgenes de los ríos (Simulium o mosca de las riveras); picadura que suele ocurrir al salir de las casas entre la salida y la puesta del sol. Es endémica en una franja muy amplia de África con más de 25 países (desde Sahel hasta Angola y Tanzania) y zonas de América Latina, con focos en otros países como por ejemplo Yemen. La enfermedad crónica produce prurito, lesiones cutáneas y oculares que pueden llevar a la ceguera.

La oncocercosis tiene tres tipos de manifestaciones ligadas a las diferentes reinfestaciones. El síndrome cutáneo; el síndrome quístico y el síndrome ocular.

Opistorquiosis

Enfermedad producida por diversas especies de trematodos, distribuidos por el sudeste asiático y por diversas zonas de las repúblicas centroasiáticas y Ucrania. Produce una enfermedad similar a la clonorquiosis. También se transmite por el consumo de pescado crudo contaminado. Se diagnostica por la presencia de huevos del parásito en las heces y por ecografía hepática. La profilaxis consiste en no comer pescado crudo.

Parasitosis intestinales

Existen diversos parásitos que pueden habitar el intestino humano y que afectan básicamente a las comunidades de los países pobres. Cuando afectan a niños y adolescentes, son uno de los factores que contribuyen a la malnutrición humana. Entran en el intestino a través de diversas vías, que se especifican más adelante. Los viajeros pueden adquirir estos parásitos al estar expuestos. No existen vacunas y todos ellos requieren tratamiento antiparasitario específico.

Peste

Enfermedad milenaria causa por una bacteria llamada Yersinia pestis. En la actualidad quedan algunos focos activos de la enfermedad dispersos por varios países tropicales (más información en el capítulo vacuna frente a la peste neumónica). Es poco probable que afecte a viajeros, los que más riesgo tienen son aquellas personas que por motivos profesionales hacen trabajos de campo en contacto con animales en las zonas rurales afectadas o en turismo lejos de las zonas convencionales. El hombre se contagia a través de pulgas infectadas de las ratas, que son el reservorio en la naturaleza. El contagio de persona a persona es posible si la afectación es pulmonar. Existen antibióticos para el tratamiento.

Poliomielitis

La poliomielitis es una enfermedad producida por un virus que entra en las personas a través de la vía oral (directamente de persona a persona o a través de bebidas o alimentos contaminados) y se multiplica en el intestino. Inicialmente causa una enfermedad febril, cefalea, vómito, rigidez de nuca y dolores musculares. Los poliovirus afectan el sistema nervioso y pueden destruir las células nerviosas que activan la musculatura. Se calcula que el 0´5% de los casos deriva hacia una parálisis irreversible que afecta normalmente a extremidades inferiores. La poliomielitis es una enfermedad infantil, pero puede afectar también a personas adultas no inmunizadas. Las zonas donde el virus salvaje de la polio sigue en activo son África (la región más afectada), Sudeste Asiático y Oriente Próximo. No existe tratamiento específico para la enfermedad, pero se dispone de vacunas eficaces.

Rabia

El virus de la rabia se transmite al hombre a través del contacto con saliva de animales infectados. Mordeduras, o lamidas en heridas o a través de la mucosa ocular pueden inocular el virus. La rabia es una enfermedad prevalente en muchos países. Por ello se aconseja durante los viajes, no acercarse ni tocar o acariciar a animales potencialmente peligrosos. Perros, gatos, zorros, chacales, monos, murciélagos pueden transmitir la rabia, aunque cualquier animal de sangre caliente puede infectarse. En Europa cada año se diagnostican algunos pocos casos de esta enfermedad. La India es uno de los países más afectados. La rabia una vez declarada, es una enfermedad mortal. Existe una vacuna con un buen nivel de eficacia que puede administrarse antes o después de un contacto con riesgo

Rickettsiosis

Con el término rickettsiosis se denomina una enfermedad febril causada por diversos tipos de bacterias (rickettsias) que pueden ser transmitidas a las personas a partir de la picadura de garrapatas, pulgas, piojos y ácaros. Todos los países tropicales, la cuenca mediterránea, Estados Unidos, parte de Australia y Asia Central están afectados. Afecta más a personas que hacen trekking o visitas a pie por parques naturales. La enfermedad consiste en fiebre alta, a veces con escalofríos, cefalea, dolor muscular y articular, con poca tolerancia a la luz (fotofobia). En ocasiones hay alteraciones digestivas y puede haber afectación pulmonar, cardiaca o del sistema nervioso central. En algunas rickettsiosis existe además una erupción cutánea característica. No hay una protección específica para las rickettsiosis y no existe ninguna vacuna. Es una entidad diagnosticada con cierta frecuencia en las clínicas de viajeros. Se trata con antibióticos.

Salmonelosis

Salmonella enteritidis es una bacteria que se adquiere a través del consumo de alimentos contaminados. Los síntomas que produce la salmonelosis pueden variar de gravedad dependiendo de factores de la persona afectada y de la cepa bacteriana y son los típicos de una gastroenteritis aguda: náuseas, vómitos, diarrea y cefalea. Muchas veces es una enfermedad que se autolimita y que necesita sólo tratamiento con líquidos para evitar la deshidratación. Salmonella typhi y S. paratyphi, son bacterias que producen una enfermedad febril, cefalea, dolor abdominal, episodios de diarrea y de estreñimiento, fatiga y que puede complicarse (hemorragias intestinales, afectación pulmonar, etc.). Requiere tratamiento antibiótico. Alrededor del 5% de personas que adquieren la bacteria, se tornan portadores crónicos y pueden diseminar la enfermedad cuando a ello se añade falta de higiene. Existen vacunas que previenen la infección por Salmonella typhi (ver información específica en vacuna frente a la fiebre tifoidea), pero que no es útil para otros tipos de Salmonella. La prevención es consumir alimentos y bebidas bien tratados o cocinados. Las infecciones por Salmonella son cosmopolitas, aunque en los países tropicales son mucho más frecuentes. Todos los viajeros están en riesgo de padecer una salmonelosis y son infecciones que se diagnostican con cierta frecuencia en las clínicas de viajeros.

Sarna

La sarna es una enfermedad cosmopolita provocada por un ácaro llamado Sarcoptes scabiei que vive en la piel y provoca unas lesiones muy pruriginosas. Tiene una gran contagiosidad, que se produce por contacto. El diagnóstico se hace al visualizar las lesiones típicas de la enfermedad. Existen tratamientos específicos para su curación, que requiere además un tratamiento especial de la ropa.

Síndrome agudo respiratorio grave (SARS).

También conocido como neumonía atípica asiática, se trata de una enfermedad viral que afecta fundamentalmente el sistema respiratorio y cuyo agente causal es un nuevo coronavirus. Aunque los primeros datos de la epidemia que afectaba en su momento los países asiáticos de China, Singapur y Vietnam se conocieron a finales de febrero de 2003, la epidemia parece que se originó a mediados de noviembre de 2002. Se han registrado casos en Canadá, Estados Unidos, varios países de Latinoamérica, Europa, India, etc. En la actualidad la epidemia parece controlada. La sintomatología está dominada por fiebre alta (>38ºC) y uno o más de los siguientes síntomas respiratorios: tos, disnea o dificultad respiratoria. La radiografía de tórax muestra un infiltrado. Para establecer el diagnóstico es necesario además estudiar la presencia de uno o más de los siguientes datos:

• Haber tenido contacto próximo con una persona que ha sido diagnosticada de SARS.

• Haber viajado a las áreas en las que se han producido casos de SARS

Shigelosis

Diversas cepas de las bacterias Shigellas pueden provocar un síndrome diarreico, que en ocasiones deriva hacia una disentería (diarrea con sangre) llamada disentería bacilar. Es un diagnóstico frecuente en personas con diarrea del viajero. Cosmopolita, es una enfermedad mucho más frecuente en países con pobre nivel higiénico. La infección ocurre al consumir alimentos o bebidas contaminadas. Produce una diarrea febril, con deposiciones líquidas, a veces con sangre y moco y que se puede acompañar de dolores abdominales. Es una enfermedad que en muchas ocasiones requiere tratamiento antibiótico adecuado. Las medidas preventivas son las mismas que para las otras causas de diarrea del viajero

SIDA

El SIDA es una enfermedad producida por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Es una enfermedad cosmopolita, de los casi 40 millones de infectados por el virus del SIDA la mayoría se encuentran en los países pobres. África y Sudeste Asiático son las zonas más afectadas en estos momentos con unas tasas de infección muy por encima de las que tenemos en los países occidentales. La transmisión del virus puede producirse por relaciones sexuales (la forma más común), de madre a hijo (embarazo, parto), por transfusiones sanguíneas o a través del uso de instrumentos contaminados (jeringas, agujas, etc.). El riesgo de infección se ha cifrado entre el 0´1- 1% por relación sexual, aunque en caso de lesiones genitales, el riesgo aumenta. No hay transmisión del virus a través de contactos sociales convencionales.

Una vez en el organismo, el VIH afecta al sistema inmunológico de la persona que se vuelve progresivamente ineficaz. Por este motivo, las personas afectadas tienen muchas infecciones (llamadas infecciones oportunistas) y diversos tipos de cánceres.

Hasta el momento no existe ninguna vacuna. El riesgo de infección para los viajeros depende exclusivamente del comportamiento sexual durante el viaje, de evitar instrumentos contaminados (cuidado con agujas, jeringas, tatuajes, visitas a dentistas, etc.) o transfusiones (accidentes de tránsito, por ejemplo).

Evitar las situaciones de riesgo es la forma más eficaz de no infectarse. En caso de mantener relaciones sexuales con una pareja no habitual, la mejor -y única- manera de prevenir la infección es la utilización de preservativos. En caso de haber estado en situación de riesgo se aconseja hacerse las pruebas diagnósticas pertinentes.

Sífilis

Trepanonema pallidum es la bacteria que causa la sífilis, enfermedad cosmopolita bien conocida también en nuestro entorno. Actualmente es más prevalente en Asia y África. La transmisión es a través de relaciones sexuales con personas infectadas. Inicialmente causa lesiones indoloras en el lugar de la inoculación (usualmente los órganos genitales). Si no se trata durante esta fase, meses más tarde pueden haber otros tipos de manifestaciones cutáneas que suelen ser intermitentes, hasta llegar, años después, a un tercer estadío dónde diversos órganos pueden verse afectados, incluido el sistema nervioso central. La profilaxis es el uso de preservativos durante las relaciones sexuales. Requiere tratamiento antibiótico.

Teniosis

Teniosis. Las tenias son parásitos cosmopolitas, aunque son más frecuentes en zonas de higiene deficiente. Tenia saginata se adquiere al consumir carne de bóvidos contaminada. Tenia solium se adquiere a través del consumo de carne de cerdo contaminada. Ambas, en la fase adulta viven en el intestino de las personas afectadas y pueden ser asintomáticas o producir síntomas dispépticos, urticaria, prurito y cefalea. Tenia solium puede además afectar al hombre en la fase de cisticerco, afectando a diversos órganos, de los cuales el más frecuente e importante es el sistema nervioso central, produciendo una sintomatología muy variada que incluye cefalea y crisis convulsivas. La mejor prevención es no comer carne cruda o poco hecha, y lavar bien las verduras y alimentos que se comen crudos (ensaladas). Requieren tratamiento específico.

Tétanos

El tétanos es una enfermedad cosmopolita producida por una bacteria llamada Clostridium tetani (en adelante C. tetani). C. tetani vive en el suelo o en cualquier superficie con polvo. Las personas se infectan al hacerse heridas con material infectado. La suciedad o la profundidad de las heridas facilita la infección. Las mordeduras de animales también pueden introducir C. tetani en las personas. C. tetani secreta una toxina que es la que produce la enfermedad. La sintomatología es muy variada, pero es la musculatura la parte más afectada del organismo, con rigideces de diversos grupos musculares y espasmos dolorosos. El tétanos se previene fácilmente con una vacuna muy eficaz ( más información en el capítulo vacuna frente a difteria/tétanos (dT)). En caso de tener la enfermedad, ésta requiere tratamiento hospitalario urgente.

Trichuriosis

Trichuris trichura es un nematodo (30- 45 mm) que se adquiere por la ingesta de los huevos del gusano que contaminan la comida (verduras, ensaladas). Vive en el intestino grueso, agarrado a la mucosa intestinal y succionando sangre, por lo que puede provocar anemia. Los síntomas más frecuentes son prurito anal, presencia de sangre en las heces. Cuando hay muchos parásitos puede provocar disentería (diarrea con sangre) y en los niños, prolapso rectal. La prevención es lavar bien los alimentos que se comen crudos antes de ingerirlos (ensaladas, verduras, etc.).

Tripanosomosis africana

Es endémica en 36 países de África. La tripanosomosis africana o enfermedad del sueño está producida por dos tipos de parásitos: Tripanosoma brucei gambiense (T. b. gambiense) y Tripanosoma brucei rhodesiense (T. b. rhodesiense). La mayoría de países del África Subsahariana tienen zonas dónde existe la enfermedad. Se transmite al hombre a través de la picadura de la mosca tsé-tsé. Produce una enfermedad febril inicial y posteriormente el parásito puede afectar al sistema nervioso central. Es una enfermedad poco frecuente en los turistas, aunque de vez en cuando se describen casos importados en Europa. Los visitantes de parques del África del Este son los que tienen más riesgo de adquirir la enfermedad. No existe vacuna. La protección anti-mosquitos puede ser útil para prevenir las picaduras de la mosca tsé-tsé. Requiere tratamiento con fármacos específicos. La tripanosomosis oeste africana, debida a Tripanosoma gambiense, de evolución lenta y somnolienta y la tripanosomosis este africana, debida a Tripanosoma rhodesiense, de evolución más rápida.

La enfermedad, que hasta hace poco se consideraba rural, está apareciendo en zonas urbanas (Duala, Libreville, Brazzaville, Bamako) debido al éxodo rural, los conflictos y la facilidad de viajar en fin de semana a zonas rurales. La OMS estima el número de casos anuales entre 300.000 y 500.000 casos.
Sin tratamiento, el enfermo caquéctico, entra en coma y muere casi siempre por infecciones intercurrentes.

Si el diagnostico es precoz las posibilidades de curación son superiores. El tratamiento depende de la fase en la que se encuentra la enfermedad.

Tripanosomosis americana

La tripanosomosis americana o Enfermedad de Chagas está causada por un protozoo llamado Tripanosoma cruzi. Es una enfermedad limitada al centro y sur del continente americano, y se estima que afecta a unos 17 millones de personas. La principal forma de transmisión al hombre es a través de la picadura de un escarabajo (triatoma) con diversos nombres locales (vinchuca, etc.). Los trasplantes de órganos y las transfusiones también pueden ser vías de infección así como la vía transplacentaria (2%), lactancia y accidentes de laboratorio. Fuera de zonas endémicas, puede transmitirse por transfusión lo que requiere un control de donantes de sangre procedentes de áreas endémicas.
Las vinchucas viven en las paredes y techos de viviendas construidas con cañas, barro o adobe y con techos de paja u hojas de palmera. Es una enfermedad claramente asociada a la pobreza.

Los órganos afectados son el corazón o el tubo digestivo. Requiere tratamiento específico que es más eficaz en la fase aguda que durante la fase de latencia.

La enfermedad de Chagas es esencialmente rural. El reservorio de le enfermedad está constituido por animales salvajes (roedores, murciélagos) o domésticos (perros, gatos) y el hombre enfermo o portador sano.
La mayoría de los casos regresan espontáneamente y sólo un 10% pasan a las formas crónicas con riesgo de malformaciones viscerales.

La enfermedad de Chagas es la principal causa de insuficiencia cardiaca en Brasil y Venezuela. Se traduce por dolor precordial tipo anginoso, arritmias e insuficiencia cardiaca izquierda o global. La evolución de esta cardiopatía es severa y puede provocar muerte súbita.

Es frecuente el megaesófago chagásico que provoca disfagia muy molesta. También se observan megacolon, megaduodeno, megavejiga, megauréteres, etc.

No existe ningún tratamiento realmente eficaz y los que están disponibles lo son únicamente durante la fase aguda. No existe vacuna. La protección consiste en no pernoctar en casas con las características antes citadas. Las mosquiteras pueden evitar las picaduras de los triatomas.

Tuberculosis

Mycobacterium tuberculosis es una bacteria cosmopolita que provoca una de las enfermedades transmisibles más importantes. Se transmite a través de la vía aérea, a partir de personas enfermas con afectación pulmonar. Puede afectar diversos órganos y por lo tanto dar una sintomatología muy variada. La presentación clínica más común es la pulmonar y los pacientes aquejan tos, esputos con sangre, fiebre y pérdida de peso. Existe una vacuna que es útil en niños conocida como BCG.

Tungiosis

Tungiosis. Tunga penetrans es una pulga que vive en el suelo. Cuando afecta a las personas, penetra en la piel y crea su nido. La lesión que provoca suele estar localizada en los pies, no es móvil, puede ser pruriginosa y va creciendo en tamaño a lo largo de los días. No hay tratamiento específico y se requiere la extracción de la pulga y resto de material del nido.

Virus del Oeste del Nilo

Virus próximo al de la encefalitis japonesa y al de la encefalitis de San Luis, afecta sobre todo a aves salvajes (migratorias) y domesticas, pero también a mamíferos y ocasionalmente al hombre. Enfermedad transmitida por la picadura de mosquitos que se encuentra muy extendida en África (Uganda, Congo, Republica Centro Africana, Madagascar, Kenia, Egipto), Israel, Mediterráneo e India. Se manifiesta como una afección febril de comienzo brusco, con cefaleas, vértigos, sudor, exantema escarlatiniforme, adenopatías y faringoamigdalitis.

Tal vez te interese:

Vacunas para Asia
Vacunas para Africa
Animales. Precauciones
Lolas Lashes ?You have probably? seen types and female celebs with lengthy eyelashes
Promote Your Services and products Going to Android Computer applications
How to purchase Carrying a child Charisma Operation Twins : Moves Individuals Has the abil...
Amusement Is often described as the Arrogant Medicament For Our body
Have to Reduce your body weight? Here's The approach which That you need Possess
Safety and health - Receiving Shatters in the office

Escribe tu comentario en relación al artículo.

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Siempre con respeto para mantener todo limpito. No spam por favor.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.

top_nav top_nav_20
Bajocoste.info

top_nav top_nav_20